HISTORIA DE LA NACION CARAÍBA

Mar Mar 06 2012, 21:37 por Egho

.


HISTORIA DE LA NACION CARAÍBA

PROLOGO

En este trabajo encarado con la seriedad que amerita toda historia y conclusiones propias fundamentadas en el análisis de documentación histórica, …


Comentarios: 10

FALACIAS DE LA HISTORIA (I); YATASTO

Miér Jun 27 2012, 03:43 por Egho


Con este articulo prosigo en este nuevo foro la serie de falacias historicas inciadas en el viejo barco. 
Espero que dentro de los próximos cinco siglos algún inquieto investigador nos "descubra" …


Comentarios: 1

A 203 AÑOS DE LA REVOLUCION FRUSTADA

Jue Mayo 30 2013, 02:15 por Egho

.

Los 25 de Mayo, los criollos –en realidad los habitantes de Buenos Aires -   festejan –yo no, pese a ser criollo-  ese dia como el de la ruptura definitiva con los débiles lazos que nos …


Comentarios: 2

CORRUPCION SE ESCRIBE CON K

Jue Mayo 30 2013, 01:58 por Egho

.
El sábado pasado, muchísimos idiotas útiles, alguno engañados  y unos cuantos mafiosos festejaron los diez años de la “era” “K”  ; 25 DE MAYO DE 2003- 25 DE MAYO DE 2013.-

Un gran …


Comentarios: 0

FALACIAS DE LA HISTORIA (IV)

Miér Jun 27 2012, 06:22 por Egho

.
FALACIA DE LA HISTORIA IV

CARNE DE CAÑON

¿Podremos Llegar a Viejos?                                                                 [SEPA/Diario El Peso] –(Edicion del 18/04/2011)


Comentarios: 0


LA HISTORIA ES UN TORRENTE (Iº)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

16052012

Mensaje 

LA HISTORIA ES UN TORRENTE (Iº)




.

Sí, es un torrente que siempre nos trae aguas nuevas.

Adolfo Hitler, vive, vivirá siempre, como todo personaje de la historia, nefasto o benefactor, a la historia no le importa juzgar, eso es deber de la sociedad que no debe olvidar, para eso cuenta con la gran ayuda de la historia.

Bien hoy traigo a colación algunos hechos poco difundidos de la vida de este personaje, uno de los mas nefastos de la historia.



Se hace público un análisis sobre la salud mental de Hitler secreto desde 1942
Por Alfred López | Cuaderno de Historias – lun, 14 may 2012

Adolf Hitler en plena apoteosis histriónica durante un discurso (dailymail)

Mucho se ha especulado a lo largo de las últimas décadas sobre el verdadero estado mental de Adolf Hitler y muchas eran las hipótesis que apuntaban hacia serios desequilibrios de uno de los personajes que más influencia y poder tuvo en Europa.

Recientemente se ha hecho público un estudio, oculto durante setenta años, que fue realizado por el profesor Joseph MacCurdy de la Universidad de Cambridge, en el que analizó varios discursos que Hitler ofreció en 1942 y en los que se detectaban los claros síntomas de paranoiaque padecía el Führer.

MacCurdy en su informe afirmaba que el perfil psicológico del dictador, que decidió el destino de millones de personas, era el de una persona con unos graves síntomas de "delirio religioso", creyéndose la reencarnación del propio Mesías y que su papel en la Tierra era la de acabar conla estirpe judía, a la que calificaba como "la encarnación del mal", mientras que a sí mismo se autodescribía como "la representación del espíritu de la bondad".

Ese complejo de Mesías, que se hacía entrever en las palabras del dictador, hacía que tal y como Hitler fue viendo que su proyecto de liderar toda Europa se iba alejando, sentía la imperiosa necesidad de buscar un cabeza de turco que asumiese todas las culpas de los males que arrasaban a la sociedad germana: los judíos.

Informe con el análisis psicológico de Hitler (cam.ac.uk)

La intuición de que la derrota nazi estaba próxima le provocó esa ansia urgente por salvar al pueblo alemán de las fauces del enemigo semita; cuanta más era la oposición que se ejercía desde el resto del mundo contra el nacionalsocialismo que él representaba, mayor era su fobia hacia los judíos y todo lo que representaban.

El fracaso de la invasión nazi a Rusia, bautizada como Operación Barbarroja, había significado un duro golpe para los intereses de Hitler.
Todo parecía ponerse en contra de los planes alemanes y, según fue avanzando la guerra y se fueron perdiendo objetivos, los culpables y enemigos reales dejaron de ser los demás países para centrar todo su odio e ira contra el pueblo hebreo, al que culpabilizó de la decadencia sufrida por el pueblo alemán y el resto del planeta.

Sus discursos congregaban a cientos de miles de personas que lo aclamaban y lo hacían sentirse comoel idóneo para conducir al pueblo elegido (Alemania) hacia una cruzada contra el malque estaba encarnado por los judíos. Toda una prueba de que su estado mental se fue debilitando tal y como fue trascurriendo el tiempo y sus propósitos no llegaron finalmente a cumplirse.
Fuentes: Universidad de Cambridge / dailymail

El plan secreto de Franco y Hitler para invadir Gibraltar
Por Alfred López | Cuaderno de Historias – 8 feb 2012

"Gibraltar, queridos amigos, Gibraltar. Debimos haber tomado Gibraltar", comentó en cierta ocasión Adolf Hitler ante un grupo de conocidos en su casa de Baviera, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando a su fin y veía que su objetivo de conquistar Europa se venía abajo.

Para el mandatario alemán, la invasión del Peñón habría sido la clave para ganar la guerra, y para ello hubiese tenido que contar con la inestimable colaboración del General Franco, quien no le prestó finalmente todo su apoyo para conseguir su fin, a pesar de haber sido otra de las aspiraciones frustradas del Caudillo.

Tras ganar la Guerra Civil española y proclamarse Jefe del Estado, Francisco Franco tenía una obsesión por encima de otras: recuperar el Peñón de Gibraltar para España, tras más de dos siglos bajo dominio británico.

Ello coincidió con los intereses de Adolf Hitler, quien después de asestar un duro golpe, tras la caída y armisticio de Francia, en junio de 1940, urdió un perfecto plan para atacar uno de los puntos estratégicos del Reino unido y obligarles a pactar una alianza. Ese lugar no era otro que Gibraltar, tan ansiado por Franco.

Ese objetivo común hacía viable la posible unión de ambos mandatarios para crear un frente conjunto, pero el Führer quería obtener un compromiso en firme del Caudillo español de que este participaría en la SGM.

El General del Alto Mando de la Wehrmacht Alfred Jodl (Wikimedia commons)

Franco no estaba por la labor de participar en dicha contienda, por lo que había declarado a España como "país no beligerante". La Guerra Civil había dejado mermados los recursos armamentísticos de la nación, y entre las exigencias del Generalísimo estaba el ser dotado de un buen armamento, tanto terrestre como aéreo, además de traspasar al estado español algunas de las colonias francesas en África.

Hitler tenía prisa y era consciente de que el tiempo corría en su contra si demoraba mucho la acción de ataque contra Gibraltar. El armisticio de Francia junto a la huída del cuerpo expedicionario inglés y abandono de arsenal, en la playa de Dunkerque, habían mermado las fuerzas británicas, o así lo creían desde Berlín, por lo que estaban prácticamente seguros de una inminente alianza entre Gran Bretaña y Alemania.

El dictador alemán sabía que si en ese preciso instante le daba una estocada a la mermada moral británica acabaría consiguiendo lo que tanto deseaba.
Tanto Franco como Hitler querían un compromiso del uno con el otro que garantizase el buen resultado de la misión, que había sido bautizada bajo el nombre de 'Operación Felix', y que estaba coordinada por el General del Alto Mando de la Wehrmacht, Alfred Jodl.

Una división de asalto, compuesta por los mejores hombres del ejército alemán de todos los grupos especiales, fue trasladada a Besanzón, una zona rocosa que serviría para entrenar adecuadamente de cara al inminente ataque al Campo de Gibraltar.

Pero, mientras tanto, el gobierno británico sospechaba de las intenciones de Hitler y mandó reforzar toda la seguridad militar del Peñón, ampliando la red de túneles ya existente desde el siglo XVIII en más de 48 kilómetros y habilitando el interior para que una guarnición de dieciséis mil soldados pudiesen vivir allí durante nueve meses, en caso de ser necesario.
También se fortificaron los alrededores con alambradas y minas. En caso de ser atacados, no querían ser sorprendidos.

Gibraltar fue dotada de reflectores antiaéreos (vassar.edu)

Los meses pasaban y Hitler no conseguía arrancar a Franco una fecha concreta para la incorporación de España en la guerra y así poder iniciar la invasión de Gibraltar. Franco se resistía a concretar el acuerdo, ya que solo entraría en la guerra si a esta le quedaba poco periodo de actividad.
Todo parecía indicar que así sería, pero el Generalísimo no las tenía todas consigo.

El 23 de octubre de 1940 tuvo lugar el esperado encuentro entre ambos dictadores. El lugar escogido fue la francesa estación de Hendaya, localidad fronteriza entre el Pirineo español y francés.
Allí ambos dirigentes hablaron y llegaron al acuerdo del interés mutuo por atacar Gibraltar y que este volviese a formar parte de la soberanía española. Se puso una fecha límite para tal ataque: el 10 de enero de 1941.

En los siguientes meses, representantes gubernamentales de ambos países fueron yendo y viniendo de una nación a la otra, con el fin de concretar un plan común.
Un grupo selecto de militares germanos se desplazaron hasta la zona próxima a Gibraltar y desde allí estudiaron minuciosamente todos y cada uno de los detalles de cómo acceder y cortar el paso a la posible retirada de efectivos británicos.
Todo estaba calculado milimétricamente y, según se estimaba,la invasión al Peñón no duraría más de 36 horas.

Representación de Gibraltar y sus puntos más cercanos en la SGM (Wikimedia commons)

Gibraltar era de vital importancia para los planes del Führer.
El que consiguiese hacerse con su control tendría media guerra ganada, ya que era la puerta de acceso al Mediterráneo y, por lo tanto, la llave para controlar el paso hacia el Oriente Próximo. Hitler deseaba tener la posibilidad de poder entrar por allí para su inminente ataque a Moscú y poder atacar también desde el flanco más oriental.

Pero la guerra se alargaba y Franco no veía que aquella contienda militar fuese a acabar en breve, por lo que sus peticiones a cambio de colaborar en el ataque al Peñón eran cada vez más difíciles de cumplir por parte del ejército alemán.
Y llegó finalmente el esperado 10 de enero.
El mandatario español no se había decidido y la 'Operación Felix' fue cancelada momentáneamente hasta que terminase la siguiente misión emprendida por Hitler: la ofensiva contra la Unión Soviética a través de la llamada 'Operación Barbarroja'.

En ese momento, se acabaron las esperanzas de Franco por conseguir arrebatar Gibraltar, pero no se arrepintió de ello, ya que evitó que España entrase en una guerra que todavía debía durar cuatro años y medio más.
Todo lo contrarió que Hitler, que se lamentó continuamente de no haber llevado a cabo el que podría haber sido el gran detonante que inclinase la balanza hacia el triunfo final de Alemania en la Segunda Guerra Mundial.
Fuente: History Channel


Los soldados judíos de Hitler
Por Alfred López | Cuaderno de Historias – vie, 23 mar 2012

Algunos mischlinge en el ejército nazi (kansaspress)

En cierta ocasión durante la Segunda Guerra Mundial, el comandante supremo de laLuftwaffe y hombre de confianza de Hitler,Hermann Göring, llegó a decir: "¡Yo decido quién es judío y quién no!".

A pesar de la persecución y el holocausto que sufrieron durante la Alemania nazi, se calcula que aproximadamente 150.000 judíos pertenecieron al ejército alemán.
Eran los llamados "Mischlinge".

Mischlinge era la forma de llamar a los mestizos que tenían a uno de sus dos progenitores dentro de la religión judía. Muchos de ellos se habían criado en el periodo de entreguerras como auténticos alemanes de raza aria y gracias a las "Leyes de Nuremberg" aprobadas en 1935 su condición de medio-judío les permitía alistarse como soldados.

Werner Goldberg el soldado alemán ideal era descendiente de un judío (Wikimedia Commo …

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial algunos fueron expulsados del ejército debido a su ascendencia, pero otros muchos lograron continuar dentro de él, negando los orígenes hebreos de alguno de sus progenitores.

Significativo fue el caso de "Werner Goldberg" un joven soldado mischlinge que tomó parte en la invasión de Polonia, el 1 de septiembre de 1939.
Su padre era un judío que había abrazado la religión luterana y su madre profesaba la fe cristiana. Werner era alto, de cabello rubio y ojos azules.

Tras el inicio de la guerra, el periódico Berliner Tageblatt publicó una gran fotografía del joven junto a un eslogan que decía: "el soldado alemán ideal" y se puso como ejemplo de raza aria, colgándolo incluso en carteles de reclutamiento.
Un año después, uno de sus superiores descubrió por el apellido "Goldberg" de que se trataba de un mestizo y en 1940 fue expulsado del ejército.

Pero otros muchos descendientes de judíos pudieron hacer carrera dentro del ejército nazi.
Era el caso de aquellos cuya ascendencia hebrea les venía por la parte materna, por lo que el apellido era fácilmente camuflable.
Hubo quien llegó a recibir condecoraciones y alcanzar rango de oficial.

Hermann Göring y su amigo de ascendencia judía Erhard Milch (Themarshalsbaton)

Es el caso de Erhard Milch, uno de los hombres más influyentes en el ejército y que llegó a ocupar el cargo deGeneralfeldmarschall (mariscal de campo), convirtiéndose en uno de los hombres fuertes del proyecto nazi de Adolf Hitler.

El padre de Milch era judío, pero éste lo ocultó durante toda su vida declarando su propia madre que el hombre que decía ser su progenitor no lo era en realidad, llegó a oídos de la Gestapo, que se olió algo extraño en todo esto y comenzó una investigación, pero ésta fue frenada de inmediato por Hermann Göring, amigo personal de Erhard y gran valedor de éste dentro de la Luftwaffe.

La mayoría de historiadores coinciden en que fue éste el motivo por el que Göring espetó la famosa frase con la que he empezado este post.
Fuente de consulta: kansaspress / just-another-inside-job



Hitler y su presunto amor por una judía en la adolescencia
Por Alfred Lopez | Blog de Noticias – mié, 4 abr 2012

Retrato de Stefanie Isak el amor secreto del adolescente Hitler (Dailymail)

Tras el fallecimiento de su padre en 1903, un adolescente Adolf Hitler de 14 años se trasladó a vivir a Linz junto a su madre Klara Pölzl, que moriría cuatro años más tarde víctima de un cáncer de mama.

En esta ciudad austriaca Hitler conoció al que fue su mejor y más cercano amigo durante la adolescencia y con el que compartió sus secretos más íntimos.
August Kubizek fue el inseparable compañero de paseos y largas charlas durante la estancia de Hitler en Linz.

Con él compartió todos sus pensamientos en un momento en el que comenzaba a formarse ideológicamente, pero también fue el depositario del los íntimos sentimientos que sentía el joven Adolf por una bonita muchacha llamada Stefanie Isak y a la que amaba secretamente.

Adolf fantaseaba con raptarla y lanzarse junto a ella desde un puente y así morir juntos. Todo un delirio de amor que, a tan temprana edad, ya dejaba entrever el enfermizo estado mental del futuro genocida.

A lo largo de los siguientes cuatro años, Hitler, le ocultó a Stefanie cuáles eran sus verdaderos sentimientos hacia ella, observándola desde la clandestinidad y el silencio, sin tener jamás el valor de confesárselo.

El joven Adolf Hitler con 12 años (1901) (Wikimedia commons)

Mientras miraba a su amor secreto, podía observar cómo jóvenes soldados se paraban a hablar con ella y ésta se mostraba feliz de ser cortejada.
El origen humilde de Hitler lo hacía estar acomplejado y sentirse en inferioridad de condiciones frente a los elegantes militares y, sobre todo, a la buena posición económica de la familia de la joven.

Mucho se ha especulado sobre por qué nunca se atrevió a declarar sus sentimientos abiertamente a la joven.
A través del libro que publicó en 1951 August Kubizek titulado "Adolf Hitler, mi amigo de juventud", se dejaba entrever la posible ascendencia semita de Stefanie Isak, cuyo apellido tenía claras raíces judías.

Eran años en los que Hitler comenzaba a formarse ideológicamente y en los que su odio hacia los judíos empezó a hacer acto de presencia en su carácter.
Con los años se supo que, a pesar de su apellido, Stefanie no era de ascendencia judía. Pero Hitler y su amigo Kubizek no lo supieron por entonces.

¿Influiría ese enfermizo amor secreto hacia Stefanie en su rechazo y odio hacia los judíos? Es una de esas incógnitas que la historia ha dejado en blanco, ya que la poca información que tenemos sobre la adolescencia de Hitler se basa en lo que escribió cuatro décadas después su amigo y confidente August Kubizek.



El hombre que planeó asesinar a 6 millones de alemanes
Por Alfred Lopez | Blog de Noticias – jue, 19 abr 2012

Múltiples fueron los planes que se tramaron durante la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo al finalizar ésta, para vengar el holocausto que acabó con la vida de millones de judíos a manos de los nazis.

Abba Kovner planeó eliminar 6 millones de alemanes tras la SGM (holocaustresearchproj …

Varias organizaciones clandestinas diseñaban estrategias para llevar a cabo la venganza sionista y entre los más activos nos encontramos con Abba Kovner, quien planeó e intentó llevar a cabo un plan para acabar con la vida de 6 millones de alemanes.

Kovner vivió de primera mano la invasión alemana en suelo soviético y fue uno más de los cientos de miles de judíos que padeció la persecución y reclusión en un güeto.
Se convirtió en un prolífico activista, encabezando un importante grupo de resistencia armada que luchó contra la deportación de judíos soviéticos a campos de trabajo, que en realidad eran llevados para su exterminación.

Pero el potente ejército alemán que controlaba los guetos instalados en las poblaciones soviéticas que habían invadido aquella zona era difícil de batir, por lo que los actos de sabotaje y la represión a través de la guerrilla de resistencia eran múltiples.
La germanofobia que esta situación le produjo hizo que luchase sin descanso para crear en 1945 un grupo llamado Nakam (Venganza judía), con el propósito de llevar a cabo la 'ley del talión' (ojo por ojo…) y acabar con la vida de tantos alemanes como judíos habían perecido a manos de estos.

Abba Kovner (en el centro) con la guerrilla de resistencia antinazi (Wikimedia Common …

El plan de Abba Kovner a través de Nakam era ir eliminando sistemáticamente a ese número de alemanes. Para ello empezarían con todos aquellos que hubieran tenido algo que ver con la guerra y el holocausto.
El plan consistía en envenenar los diferentes suministros de agua de las principales ciudades alemanas, así como acabar del mismo modo con los prisioneros nazis que se encontraban recluidos a la espera de ser enjuiciados.

En 1946, más de 12.000 reclusos alemanes que se encontraban en la Prisión de Langwasser (Núrenberg) fallecieron a causa de ingerir pan previamente envenenado con arsénico.
Desde números sectores afines al judaísmo se condenó tales acciones y se instó a vengar pacíficamente la memoria y el holocausto, a través de la vía de la justicia.
A pesar de que el grupo hizo pequeñas acciones para llevar a cabo su propósito inicial, finalmente se optó por abandonar el proyecto.

Abba Kovner fue una de las claves fundamentales para la creación del Estado de Israel, siendo considerado como un héroe nacional.
En los siguientes años participó en multitud de actos y conferencias en las que explicó su experiencia y publicó una gran obra literaria sobre el tema.



Cierro este post con la “historia chica” de un periodista a quien “post mortem” le pidieron disculpas por el trato injusto que le valió “decir la verdad”.-




El periodista que perdió su empleo por dar la noticia más importante del Siglo XX
Por Alfred López | Cuaderno de Historias – lun, 14 may 2012

Imagen de Edward Kennedy, corresponsal de guerra de Associated Press en la SGM (AP)

En ocasiones el exceso de celo y profesionalidad puede ir en contra de los intereses de alguien que quiere ser riguroso en su trabajo y llevar a cabo su desempeño de la mejor manera posible.
Eso es lo que le ocurrió a un periodista que se encontraba en el lugar idóneo en el momento exacto y que, en lugar de cubrirse de gloria, perdió su empleo teniendo que empezar de cero.

Edward Kennedy fue la persona que dio la noticia más importante de la primera mitad del siglo XX : el final de la Segunda Guerra Mundial.
Una década atrás (1930), Ed (como era llamado habitualmente) había sido mandado a Europa por la agencia Associated Press, con el fin de cubrir todas las noticias que se fuesen generando desde el viejo continente.

Vivió en primera persona el ascenso de Adolf Hitler al poder, la Guerra Civil española, y fue un destacado cronista de lo que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial. Motivo por el cual fue uno de los 17 periodistas escogidos para cubrir la que debía ser noticia del siglo: la firma de la rendición nazi en Reims.

Tal histórico acto tuvo lugar a las 2:41 horas de la madrugada del 7 de mayo de 1945, pero los países aliados decidieron no hacer público dicha firma de rendición hasta 36 horas después (a las 3 de la tarde del 8 de mayo) y así poder limar ciertas asperezas que existían con el bloque soviético, que no andaba muy conforme con tal rendición y deseaba que se oficializase en Berlín.

Ed Kennedy fue testigo directo de la firma de rendicion nazi en Reims (Wikimedia comm …

Todos los periodistas presentes habían sido advertidos que no podrían publicar noticia alguna al respecto hasta la hora fijada. A pesar de que Edward no estaba muy de acuerdo con esa decisión, debido a que creía que una noticia de tal magnitud debía ser conocida cuanto antes por el mundo entero, acató las órdenes del alto mando militar de guardar el secreto.

La duda le llego escuchando una emisora de radio local alemana que, a las 2 de la tarde del mismo día 7, anuncio el acuerdo de rendición doce horas antes (se especula que fue para que los efectivos y mandos militares pudiesen huir del país antes de hacerse oficialmente público).

La vena periodística de Edward Kennedy se reactivó en aquel mismo instante y se dio cuenta de que no podía dejar pasar tal oportunidad; si los alemanes habían hecho caso omiso al pacto de silenció ¿por qué él debía respetarlo?

Intentó ponerse en contacto con sus superiores de la Associated Press en Londres, sin poder hablar con ningún responsable directo, por lo que decidió asumir la responsabilidad (como jefe de la agencia AP en el continente que era) de dictar un artículo al redactor que había atendido su llamada.

El anuncio del fin de la Segunda Guerra Mundial tal y como lo dicto Ed Kennedy (AP)

Su mensaje comenzó del siguiente modo: "Reims, Francia. 7 de mayo de 1945. Alemania se ha rendido incondicionalmente al Ejército Aliado y a la Unión Soviética esta madrugada a las 2.41, hora de Francia".
Un texto que alcanzó las doscientas palabras y que anunciaba al mundo entero el final de la sangrienta guerra que había tenido en jaque a un gran número de países del planeta a lo largo de los últimos seis años.

Las rotativas de los principales diarios de todo el mundo sacaron ediciones extras para publicar la que se consideraba como "la noticia del siglo" y más de un presidente del consejo de administración de algún que otro periódico había contemplado la posibilidad de ofrecer un contrato millonario al hombre que había dado la exclusiva del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Pero, aunque parezca mentida, Ed Kennedy, en lugar de ser vanagloriado por ello, fue duramente castigado por no haber respetado el embargo de la noticia establecido por el mando militar aliado.

Tras la represalia, fue despedido de su empleo en la agencia AP y le fue retirada su credencial como periodista (en realidad fue el mismísimo General Eisenhower quien la rompió, tras una terrible bronca).

Hasta un año después no pudo ejercer la profesión que corría por sus venas y que tanto amaba.
Lamentablemente, los principales periódicos norteamericanos quisieron mantenerse al margen para no enfadar al Gobierno y ninguno le ofreció un empleo.
Ahí comenzó la lucha irrefrenable de Edward por corregir la injusticia que se estaba realizando con él.

Portada del The New York times anunciando el fin de la Segunda Guerra Mundial

Sus grandes amigos y compañeros en la profesión le dieron la espalda en lo que creían que había sido una traición y aprovechamiento personal de una noticia que, de no haberla filtrado, hubiese sido compartida por 17 periodistas de diferentes medios.

Edward Kennedy logró encontrar un empleo en un pequeño periódico de Santa Bárbara (California).
Años después, en 1963, fue víctima de un atropello que le costó la vida a la edad de 58 años en la ciudad de Monterrey, población a la que se había trasladado para trabajar en un diario local.

Recientemente y con 67 años de retraso, la agencia Associated Press ha pedido disculpas por el trato que dio al periodista que, en lugar de ser castigado, debería haber ocupado un lugar destacado en las páginas de oro de la profesión.
Fuentes: Ed Kennedy's War: V-E Day, Censorship, & the Associated Press / nytimes

Salud.
.

Egho

Mensajes : 301
Fecha de inscripción : 22/10/2010
Localización : RIO DE LA PLATA

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.