HISTORIA DE LA NACION CARAÍBA

Mar Mar 06 2012, 21:37 por Egho

.


HISTORIA DE LA NACION CARAÍBA

PROLOGO

En este trabajo encarado con la seriedad que amerita toda historia y conclusiones propias fundamentadas en el análisis de documentación histórica, …


Comentarios: 10

FALACIAS DE LA HISTORIA (I); YATASTO

Miér Jun 27 2012, 03:43 por Egho


Con este articulo prosigo en este nuevo foro la serie de falacias historicas inciadas en el viejo barco. 
Espero que dentro de los próximos cinco siglos algún inquieto investigador nos "descubra" …


Comentarios: 1

A 203 AÑOS DE LA REVOLUCION FRUSTADA

Jue Mayo 30 2013, 02:15 por Egho

.

Los 25 de Mayo, los criollos –en realidad los habitantes de Buenos Aires -   festejan –yo no, pese a ser criollo-  ese dia como el de la ruptura definitiva con los débiles lazos que nos …


Comentarios: 2

CORRUPCION SE ESCRIBE CON K

Jue Mayo 30 2013, 01:58 por Egho

.
El sábado pasado, muchísimos idiotas útiles, alguno engañados  y unos cuantos mafiosos festejaron los diez años de la “era” “K”  ; 25 DE MAYO DE 2003- 25 DE MAYO DE 2013.-

Un gran …


Comentarios: 0

FALACIAS DE LA HISTORIA (IV)

Miér Jun 27 2012, 06:22 por Egho

.
FALACIA DE LA HISTORIA IV

CARNE DE CAÑON

¿Podremos Llegar a Viejos?                                                                 [SEPA/Diario El Peso] –(Edicion del 18/04/2011)


Comentarios: 0


LLULLAILLACO - El volcán sagrado de los Incas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

30032011

Mensaje 

LLULLAILLACO - El volcán sagrado de los Incas




.

LLULLAILLACO:
El volcán sagrado de los Incas

EL YACIMIENTO ARQUEOLOGICO  MAS ALTO DEL MUNDO


EL ENTORNO GEOLOGICO



"La verdadera aventura del descubrimiento no consiste en descubrir nuevas tierras, sino en mirar con nuevos ojos" Proust.

Para aquellos que nos identificamos con la aventura del descubrimiento, la cita de Proust es un hermoso llamado de atención e invitación a mirar el paisaje con otros ojos.

Las altas cumbres andinas, exploradas y recorridas tantas veces, parecen ser una inagotable fuente de belleza que ostentan maravillas ocultas que nuestras ciegas miradas las ignoran.

En el noroeste argentino y gran parte de la cordillera andina, los elementos del paisaje se ven enriquecidos  con las interpretaciones culturales atribuidas por los habitantes precolombinos, muchos de los cuales todavía perduran.



De esta manera, montañas, vertientes, lagunas, ríos, estrellas, vientos, truenos, rayos, lluvias y todo elemento de la naturaleza, transmutan de su realidad material y se impregnan de significado cultural. Una montaña, que en apariencia no ha cambiado, pero sí su significado, deja de ser tal para transformarse en un santuario, en un espacio sagrado y consagrado al culto.



Montañas sagradas como el volcán Llullaillaco, el nevado de Chañi, el volcán Quehuar, el nevado de Cachi y de Acay, entre las más conocidas de las altas cumbres andinas, trascendieron la materialidad geológica y se impregnaron de  misticismos  de significaciones no visibles.

Características morfológicas de la cuenca del Llullaillaco



Se presentan los parámetros calculados en función de la aplicación del programa Arc Gis 9.2 Modulo Arc-Hidrology y su información de referencia (Cuadros 1a y 1b), junto con los mapas de dirección de flujo y pendiente, generados en la subcuenca Llullaillaco (Fig. 2 y 3).



Cuadro 1a: Parámetros morfológicos de la subcuenca Llullaillaco.

Superficie 2570 Km2
Perimetro 291.5  Km
Altitud
Máx= 6.731
Mín=3.555
Me=4.370,7
DS= 416,9
Pendiente media 13 %
Factor de forma: 0,9314
Indice de compacidad: 1,6222
Relación de forma : 2,5083

Cuadro 1b: Información de referencia de la pendiente media de una cuenca.

Pendiente
Media (%)
Relieve
2 % Llano
5 % Suave
10 % Accidentado medio
15 % Accidentado
25 % Fuertemente accidentado
50 % Escarpado
>50 % Muy escarpado

Índice de compacidad de Gravelius:
Es la relación entre el perímetro de la cuenca y el de un círculo de la misma
superficie. Las tendencias de las formas se encuadran en clases (Cuadro 2).  

Cuadro 2: Información de referencia del índice de compacidad de Gravelius.
 
Índice Forma
1 – 1.25 Casi redonda a oval redonda (compacta)
1.25 – 1.5 Casi oblonga a oval oblonga
1.5 – 1.75 Casi oblonga a rectangular oblonga
>1.75 Casi rectangular (alargada)

Relación de forma de Horton (Rf)
Estima la forma de la cuenca según la relación entre la superficie de la cuenca y
su longitud máxima al cuadrado (Cuadro 3).

Cuadro 3: Clasificación de la forma de una cuenca según la relación de forma de Horton.
 
Índice Forma de la cuenca
0.785 Circular    
1 Cuadrado con salida central
0.5 Cuadrado con salida lateral
<1 Rectangular



Fuente : Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria – Estación experimental área : SALTA –Rca. Arg.-


EL ENTORNO HISTORICO

Origen del nombre Llullaillaco

Esta montaña, por su inhóspita ubicación y ensoberbecidos contornos e innumerables historias, se embebe de un halo de misterio y magia, siendo un objetivo siempre presente para montañistas, estudiosos y amantes de la naturaleza.
Para emprender y comprender este recorrido cultural por unos de los volcanes más altos del planeta, es necesario profundizar sobre su toponimia, es decir, ahondar sobre el significado de la palabra Llullaillaco.

Las interpretaciones sobre el topónimo varían sensiblemente de acuerdo a los autores. Según el diccionario quechua de Gonzalez Holguin (1608), "Llulla" significa mentira, cosa engañosa, y aparente y vana o falsa. Yaku o llaco quiere decir agua, la traducción aproximada sería entonces "aguada del engaño" u otros sinónimos.

Es sabido que las montañas son grandes reservorios de agua; es allí donde se producen las precipitaciones en forma de nieve, y desde donde brotan las vertientes con el vital elemento. Prácticamente no existen montañas que no posean surgentes de agua durante todo el año, menos aún si se trata de grandes macizos, como es el caso del majestuoso Llullaillaco. Cuanto más alta es una montaña más importante suele ser su vertiente. Ocurre que este volcán de la Puna, por sus características geológicas, carece de la vertiente que de él se espera.

Las investigaciones realizadas en el volcán revelaron la existencia de una "línea o cota de agua" ubicada sobre las laderas ENE, Este y ESE, entre los 5.500 m y 5.800 metros, donde existen ocho pequeñas lagunas de escasa profundidad que ofrecen el cristalino y vital líquido.
Desde el punto de vista material y ante la evidencia geográfica, esta interpretación del origen del nombre tiene bastante solidez, ya que sin duda se trata de una montaña que engaña o miente respecto al agua, no entregándola en forma de vertiente como todas, sino de pequeñas lagunas de altura.

Otra de la interpretaciones sobre el origen del nombre la podemos tomar de la obra de Felipe Guamán Poma de Ayala, titulada "Nueva Crónica y Buen Gobierno", escrita a fines del siglo XV y descubierta en 1908. En el capítulo destinado a los "Ritos y Ceremonias", Guamán Poma, habla de los "Hechizeros de Zueños", los cuales eran llamados LLULLALAICA UMU. Estos hechiceros de los sueños, brujos mentirosos, falsos o hechiceros del fuego, realizaban sus actividades en adoratorios o lugares sagrados, tales como; apachetas –montículos de piedras-, montañas, vertientes u otros lugares del espacio geográfico consagrados socialmente para tal fin.

La investigadora María Cristina Bianchetti, en su libro "Cosmovisión sobrenatural de la locura" comenta al respecto que "El Llullallaica Umu basaba su inspiración en el fuego; y como sacerdote presidía las ceremonias dedicadas al sol, la luna y el lucero.[...] ...trabajaba en las cuatro áreas del imperio y realizaba sus ofrendas a través del fuego, posibles luminarias encendidas en las montañas o en las pampas de la Janca,..." .
Si el Llullallaica Umu presidía las ceremonias dedicadas al sol, realizaba sus ofrendas en las montañas y apachetas, y encendía luminarias en los cerros, se puede pensar que el topónimo Llullaillaco, bien puede referirse a esos hechiceros de los sueños, aparentemente tan importantes para los rituales precolombinos.
El Llullalaica Umu o Hechicero de los Sueños presidía las ceremonias dedicadas al sol, realizando sus ofrendas en las montañas y apachetas.

Grabado: de Felipe Guamán Poma, cronista de la época colonial.

Camino del Inca a la cima del volcán



Los Incas, a lo largo de los Andes, construyeron y potenciaron una densa red de senderos y caminos, jalonados por sitios específicos como tampus o tambos, chaquihuasis (casas de los chasquis o mensajeros), puestos de observación, puestos administrativos de control y peaje de los centros de producción minera, agrícola, ganadera entre otros, a lo largo de miles de kilómetros desde el Sur de Colombia, hasta Mendoza, en el centro oeste de nuestro país, y Santiago de Chile, en el vecino.



El Qhapaq ñan o Inka ñan (camino del Inca), era la vía de comunicación que unía los diferentes pisos ecológicos de la vasta geografía del Tahuantinsuyu –así llamaron los Quechuas a sus tierras- y representaba simbólicamente el poder y la autoridad del Estado Inca. El camino estaba exclusivamente destinado a tareas estatales, y existía un riguroso control mediante puestos de peaje, de observación y de vigilancia distribuidos de manera equidistante y conectados visualmente entre sí.


Estos caminos alcanzaban su máxima expresión simbólica cuando conducían hacia los santuarios de altura como el Llullaillaco. Hoy nos parece increíble que se hayan construido caminos que asciendan hasta 6.739 m, pero el peso de la realidad nuevamente nos hace admirar a esta cultura de hombres que hicieron de la montaña un objeto de culto, tan grandioso como para que se justifique tremenda labor constructiva y se opaque la entrega de sus seres queridos como ofrenda a los dioses.

Las investigaciones en el terreno descubrieron por lo menos dos caminos incaicos que llegan al volcán, uno proveniente de la Salina del Llullaillaco situada al Este del mismo; el otro, del NNE provenente de las proximidades de Socompa, uniéndose ambos en un tambo incaico ubicado a 5.200 m. Recientes averiguaciones indican la existencia de otro camino por el SO.


La ruta generalmente empleada por andinistas y arqueólogos, fue la que utilizaban los Incas para dirigirse a la cúspide del santuario. La misma gana altura paulatinamente mediante un trazado en zigzag que asciende a través de la ladera Este y se dirige hasta la propia cima del volcán, jalonado por unos cinco sitios ubicados en diferentes cotas de altitud, que servían de refugio y depósito a los Incas cuando iban al volcán.

Tambo o refugio Inca en la Puna

Debido a los procesos erosivos y a los cinco siglos transcurridos, el estado de conservación del camino es malo, no obstante, todavía se pueden apreciar algunas hileras de rocas que servían de muros de contención y nivelación del piso.
El ancho del mismo oscila entre 1,50 y 2 metros. Un detalle que llama la atención es la existencia de maderos o troncos de casi un metro de longitud en cada curva o ángulo del zigzag, los que aparentemente estaban erguidos para indicar el derrotero en caso de nevadas. La presencia de maderas en los costados de los caminos fue común en los desiertos andinos, pero no se había registrado hasta el presente en las altas montañas.

Hace cinco siglos, por este camino, ascendieron sacerdotes incas con tres niños que fueron ofrendados cerca del cielo, próximos a su deidad principal, el sol.

Este sistema de caminos estaba vinculado geopolíticamente con el Cuzco, ciudad sagrada, lugar de residencia del Inca y las deidades, centro neurálgico de todo el sistema. La densa red de caminos incaicos, con una extensión aproximada de 40.000 Km. fue la columna vertebral que sostuvo este imperio precolombino y se trata, según el arqueólogo John Hyslop, de "la mayor evidencia arqueológica de la prehistoria americana".

El legado de los Incas

Esta escueta información geográfica e histórica es suficiente para  tener una idea de esa otra dimensión existente en torno a las altas cumbres de la cordillera andina. Nuestras montañas poseen una característica distintiva que las diferencia de otras y es su ancestral impronta cultural.  

Ascender e imaginar los rituales, personajes, momentos sublimes o episodios dramáticos vividos varios siglos atrás, es todo un desafío que se suma al propio de la montaña, más aún si hablamos de macizos que superan los 6.000 metros de altura.

Transitar por la geografía sagrada de los Incas en las montañas del norte argentino es como visitar un gran museo al aire libre, es retroceder en el tiempo y ponernos en contacto con otra cultura, con hombres y mujeres que dejaron su impronta telúrica en el espacio y que hoy, en un diálogo diferido, intentamos comprender.


EL ENTORNO ARQUEOLOGICO



El Volcán Llullaillaco está ubicado a 12º 43’ Latitud Sur y 68º 32’ Longitud Oeste, en el Departamento Los Andes –ex provincia-, en la Provincia de Salta Rca. Arg.    
Su altura es de 6.739 metros sobre el nivel del mar, es una de las principales montañas de la cordillera de los Andes y  el quinto  volcán más alto del mundo, los otros cuatro también se encuentran en territorio argentino.

Desde antiguo, el volcán ha estado poblado de leyendas, que hablan de una mítica caverna en su interior, y de un tesoro de oro enterrado en la cima.    

En la década de 1980, el Dr. Johan Reinhard realizó varias expediciones  explorando el volcán Llullaillaco.  Con posterioridad publicó minuciosamente los resultados,  y los planos del conjunto de ruinas ceremoniales en la cumbre, que ostenta el record de ser el yacimiento arqueológico más alto del mundo.

Entre el 26 de Febrero y 27 de Marzo de 1999 se llevó a cabo una expedición de investigación arqueológica al Volcán Llullaillaco, bajo la dirección del Dr. Johan Reinhard y de la Dra. Constanza Ceruti.
Participaron de dicha expedición  estudiantes de arqueología argentinos, y contaron con financiación de la National Geographic Society.
Las investigaciones  demandaron 23 días de trabajo en la cima de la montaña, acampando sobre la nieve, a 6.700 metros de altura.



El trabajo se realizó en condiciones climáticas extremas, con temperaturas que diariamente alcanzaban 30° grados bajo cero, ráfagas de viento de 100 km/h., tormentas de nieve y riesgo permanente de edema cerebral o pulmonar por la escasez de oxígeno y la bajísima presión atmosférica.
Se ha dicho que el altiplano y las altas cumbres  andinas conforman la zona con menos oxigeno en el mundo, incluidas las altas cumbres del Himalaya.

Se llevaron a cabo diferentes tareas de investigación, en los distintos sitios arqueológicos existentes en la montaña: en uno de los cementerios  situado en la base del volcán, a 4.900 m.,  se recuperaron esqueletos de tumbas profanadas por buscadores de tesoros.
A 5.000 m. se localizó un conjunto de ruinas desconocidas.
A 5.200 m., en el imponente conjunto de ruinas de un tambo inca, se relevaron las construcciones – algunas que conservaban los muros hasta 2.2 m. de alto y con las vigas del techo en su ubicación original -  y se realizaron sondeos para obtener información acerca de cómo funcionaba el “campamento base” de las ascensiones de los Incas.
A 5.600 m., 6.300 m. y 6.550 m  se relevaron  conjuntos de ruinas intermedias sobre las laderas de la montaña.    



En el santuario de la cumbre, a 6.715 m. de altura, se realizaron cuidadosas mediciones de todas las construcciones, especialmente de las ceremoniales.
Se hicieron sondeos en la “choza doble”, cabaña techada en la que se presume que los sacerdotes Incas pasaban la noche antes de la ceremonia.
Las tumbas y las ofrendas fueron halladas en una plataforma de 6 m. por 10 m., sobre un promontorio muy visible de la cumbre.
La excavación de la plataforma demandó 10 días de trabajo sin interrupción, tratando que los objeto valiosos no quedaran a merced de los profanadores.  

Se trabajó con rigor científico; pese a las  difíciles condiciones climáticas. Según la Dra. Ceruti;
Los hallazgos fueron cuidadosamente medidos, consignándose su ubicación - distancia y orientación y profundidad - con respecto a puntos fijos preestablecidos. Se dibujaron plantas y perfiles y se realizaron croquis detallados de los contextos funerarios. Se emplearon las técnicas e instrumentos característicos de la excavación científica tradicional (cucharín, pincel, palitas), aunque al comenzar la tarea también fue necesario utilizar cuidadosamente pico y pala, para remover la nieve y el relleno con el que estaban cubiertas las ofrendas. Cuando la campaña terminó, se procedió al rellenado de todos los pozos generados a lo largo del trabajo, precaución que los arqueólogos siempre toman, para garantizar una adecuada preservación de los sitios excavados.  
 


Los cuerpos congelados, durante la excavación, fueron protegidos de los rayos solares, cubriéndoselos con mantos de papel de aluminio. Luego fueron envueltos en plástico y  cubiertos de hielo y nieve, a fin de mantenerlos a bajas la temperaturas.
Aislados en goma espuma y colocados en soportes, los cadáveres asi protegidos, que superaban los 40 kgs., fueron transportados montaña abajo sobre las  espaldas de porteadores especializados. El transporte hacia la ciudad se efectuó en vehículos todo-terreno, dentro de cajas de madera acolchadas con goma espuma y refrigeradas con hielo seco.

La investigación arqueológica del Volcán Llullaillaco fue precedida por una campaña de excavaciones de rescate en la cumbre del Volcán Quehuar (6.130 m.; Provincia de Salta), que se llevó a cabo entre los días 3 al 21 de Febrero de 1999. Durante las excavaciones de rescate en la cumbre del Quehuar, se logró recuperar parte de un cuerpo humano congelado, que fuera destruido con dinamita por buscadores de tesoros, junto con una estatuilla de valva de Spondylus, fragmentos de textiles, entre otras escasas evidencias que sobrevivieron al saqueo del santuario.
.
                                                                                       
SIGUE


Última edición por Egho el Mar Oct 08 2013, 21:59, editado 2 veces

Egho

Mensajes : 301
Fecha de inscripción : 22/10/2010
Localización : RIO DE LA PLATA

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

LLULLAILLACO - El volcán sagrado de los Incas :: Comentarios

Mensaje el Miér Mar 30 2011, 18:12  Egho

.


HALLAZGOS ARQUEOLOGICOS EN LA CUMBRE DEL LLULLAILLACO



Durante las excavaciones dirigidas por Johan Reinhard y Constanza Ceruti en la cumbre del Volcán Llullaillaco (6.739 m.) - que como escribí es el sitio arqueológico más alto del mundo - se hallaron tres cuerpos congelados, pertenecientes a víctimas de sacrificios humanos de los Incas.

Conservando todos sus órganos internos intactos a mas de 500 años de su muerte, con la apariencia de personas dormidas. Estas momias han sido consideradas las momias precolombinas mejor preservadas hasta la fecha. Además de las tres momias, estaban ricamente ataviadas con textiles cumbi, estas prendas textiles eran de fina manufactura y reservadas para grandes ceremonias.



Se encontraron más de 80 objetos, parte del ajuar que engalanaba las tumbas y que habían sido enterrados como ofrendas. Estatuillas de oro, plata y valva de Spondylus ataviadas con miniaturas textiles y tocados de plumas; aríbalos y platos pato de cerámica; bolsas tejidas conteniendo hojas de coca o alimentos, son algunas de las exquisitas manufacturas de distintivo estilo Inca, que han pasado a enriquecer el patrimonio cultural de toda la humanidad, gracias a este descubrimiento científico.













Los hallazgos fueron encontrados en la plataforma ceremonial de la cumbre del Llullaillaco, en una superficie delimitada por muros de contención, de aproximadamente 10 m. por 6 m. Excavadas en la roca madre y cubiertas por el relleno artificial de la plataforma, tres tumbas custodiaban los cuerpos y bienes ofrendados a una profundidad de 1,5 m. a 2 m.
Las bajas temperaturas, la escasa humedad y con muy poco oxigeno, en un ambiente sin microorganismos, contribuyeron a la extraordinaria preservación de las momias.



Uno de los cuerpos, que pertenecía a un niño de siete años se encontraba sentado sobre una túnica o uncu plegado, y presentaba distintos elementos del ajuar acompañante, tales como sandalias o ushutas, bolsitas de piel de animal conteniendo cabello del niño, un saquillo tejido o chuspa, engarzado con plumas blancas, estatuillas masculinas de valva de Spondylus y un arríbalo de cerámica.



La víctima enterrada en la tumba norte es una joven mujer de quince años, que lleva un tocado de plumas blancas. Esta acompañada de un uncu o túnica tejida, de objetos de cerámica de formas y estilos típicos incaicos - aríbalo, vasija con pie, jarrito, platos ornitomorfos – y de elementos textiles tales como chuspas, fajas arrolladas y una pequeña vincha, keros de madera en miniatura, un peine de espinas y trozos de carne seca o charqui. También se encontraron en su tumba estatuillas femeninas de oro, plata y valva de Spondylus.



En la tercer tumba se descubrió el cuerpo de una niña de seis años, dañado por la descarga de un rayo. La niña se encontraba rodeada de varios elementos de cerámica en miniatura, de típico estilo incaico. Llevaba consigo bolsas o chuspas; mocasines de cuero y sandalias, vasos o keros, y un conjunto de estatuillas femeninas alineadas.



Se recuperaron varios conjuntos de ofrendas, formados por agrupamientos de estatuillas masculinas, femeninas y de camélidos –llamas, alpacas, vicuñas y guanacos-, de oro, plata y Spondylus, así como un pendiente de valva y un brazalete de oro en miniatura.




Los resultados de los trabajos científicos realizados en el sitio ceremonial más alto del planeta han sido publicados por la Editorial de la Universidad Católica de Salta, en una obra que contiene fotografías a color, mapas y descripciones detalladas de los hallazgos: “ Investigaciones arqueológicas en el Volcán Llullaillaco: Complejo ceremonial incaico de alta montaña”. Año 2000 - Johan Reinhard y Constanza Ceruti.


NUEVAS REVELACIONES SOBRE LLULLAILLACO

Recientes estudios realizados sobre las momias halladas en la cima de ese volcán provocan un debate sobre cómo murieron


Siempre se creyó que los niños de Llullaillaco; "la Doncella", "el Niño" y "la Niña del Rayo", así llamados por los científicos, habían muerto por hipotermia: en la cima del volcán, a 6700 metros de altura, la temperatura es de 20° bajo cero.
Hoy nuevos estudios reunidos en un documental de National Geographic Channel sugieren que "el Niño" habría muerto en forma violenta.

Esa hipótesis surge del análisis de una mancha presente en la tela que se halla junto a la boca del cuerpo del pequeño.

"El paño está empapado en sangre mezclada con saliva, lo que indica que la sangre provino del interior del cuerpo", dijo la antropóloga forense Angélique Corthals, que condujo los estudios. Para Corthals se trata de un signo que indica la presencia de "una lesión interna".

Científicos locales disienten del planteo de Corthals. "Es interesante como hipótesis de trabajo, pero no hay pruebas contundentes para aseverarlo", dijo el licenciado Christian Vitry, arqueólogo del Museo Arqueológico de Alta Montaña (MAAM), de Salta, donde se exhiben las momias, las mejores conservadas del mundo.

"En las tomografías no aparecen signos de violencia: ni de quebraduras ni de apuñalamiento. La presencia de sangre puede haberse debido a que el niño haya sufrido un edema pulmonar." -dijo Mario Bernaski, miembro del MAAM-.

i"Teniendo en cuenta que se trata de un niño de 7 años que subió a 6700 metros de altura, es probable que sus pulmones no hayan aguantado la diferencia de presión, la falta de oxigeno y la temperatura"[/i], agregó Miguel Xamena, director del MAAM.

Las niñas, por su parte, fueron depositadas en los pozos funerarios bajo los efectos del alcohol: el análisis del cabello de las momias confirmó la presencia de niveles elevados de coca y de chicha* en sus cuerpos, en especial en "la Doncella". "Cuando uno la ve, parece como si se hubiera quedado literalmente dormida y nunca despertó", dijo la antropóloga forense Angélique Corthals. *-La chicha es una bebida alcohólica producto de la maceración de granos de maíz que las aborígenes masticaban y escupían en recipientes de barro guardando el brebaje hasta su alcoholización, que va desde los 45ª hasta los 70ª grados-

De Cuzco al Llullaillaco



Museo Arqueológico de Alta Montaña –MAAM- Salta - Rca. Arg. – Allí se guardan los ajuares ceremoniales y en el 2007 se presentaron al mundo "Los Niños de Salta" .

Hoy los restos se conservan en un laboratorio especialmente acondicionado, a temperatura constante de -20 °C (similar a la de la cima), en el Campus Castañares de la Universidad Católica de Salta, en Salta, Argentina.

Los estudios revelan nuevos hallazgos sobre el viaje de casi 1600 kilómetros que llevó a los niños desde Cuzco, en el corazón del Imperio Inca, a la cima del Llullaillaco.

El análisis de una lesión presente en la pierna de "la Doncella" sugiere que habría padecido leishmaniasis.
"Es una enfermedad que no era endémica en la Puna, lo que sugiere que la niña pertenecía a una comunidad Quechua de las costas de Perú o que en su camino al Llullaillaco había pasado cerca de esa región en busca de elementos para confeccionar algunas de las figurillas del ajuar funerario", dijo Bernaski.

Por otro lado, estudios de la dentadura de las momias sugieren que los niños sabían que los esperaba en el final de su travesía. "Observamos la presencia de bruxismo por estrés - Tienen un desgaste como el de una persona mayor: estoy seguro de que sabían que iba a ser sacrificados; tenían un estrés muy fuerte que les hacía apretar los dientes." Según el odontólogo Facundo Arias-.

Por su excelente estado, les practicaron tomografías, radiografías y análisis de ADN; no presentan signos de desnutrición
• Los órganos incluido el cerebro se conservan intactos, tras cinco siglos
• En sus estómagos quedan restos de comida

Ante los ojos atónitos de ocho científicos, la Doncella parece dormir un sueño frágil, capaz de romperse ante el menor suspiro. Pero su sueño lleva más de 500 años.

Los últimos estudios que se les practicaron en laboratorio asombraron a los científicos: los órganos están intactos.

En el laboratorio, se les realizaron radiografías odontológicas que permitieron establecer la edad que tenían los niños al momento de su sacrificio: la Doncella tenía 15 años y medio, El Niño, siete años, y la Niña del Rayo, seis.

En su estómago todavía permanecen los últimos alimentos que comió. Su piel quedó dura por acción del frío, pero la carne no está seca, sino congelada. Todo ello permitió que se les realizara todo tipo de estudios médicos, tal como si se hubieran practicado en seres vivos.

"Son las momias mejor conservadas del mundo. Esa fue la conclusión del último Congreso Internacional de Momias", dijo Constanza Ceruti, la arqueóloga argentina que condujo la expedición del hallazgo, en marzo de 1999, junto con el antropólogo norteamericano John Reinhard, jefe de la misión.


"El estudio de los ADN determinó que los niños no tenían parentesco entre sí por vía materna. Pero encontramos que LA DONCELLA tenía un pariente vivo: su ADN mitocondrial presenta semejanzas con el perfil de ADN de un hombre oriundo de Cabanconde, Valle del Costa, Perú, residente en Maryland, Estados Unidos". Aseguró la Dra. Ceruti.
Este hecho y las prendas que vestía LA DONCELLA típicas de la manufactura textil de los pueblos de la costa de Perú – y no de Cuzco- hacen presumible que la niña provenía de esa región.

En la última sesión de laboratorio se hicieron estudios del cabello. Esto permitió determinar que las víctimas habían sido sometidas al consumo de hojas de coca por un prolongado tiempo durante los rituales incas previos a su sacrificio.
En el cabello de la Doncella se obtuvo uno de los registros más altos. Quiere decir que la adolescente de 15 años y medio había sido sometida desde los ocho al consumo de coca.
Esto abona la teoría de que ella tenía un status diferente del de los otros niños: era una "elegida" que desde los ocho años había sido criada en la casa de las Vírgenes del Sol.

Las tomografías computadas también evidenciaron que las momias tienen restos de alimentos en el estómago y materia fecal en los intestinos. Significa que comieron y bebieron hasta muy poco antes de su muerte. La creencia incaica decía que las víctimas del sacrificio habían sido felices si habían comido y bebido lo suficiente. Por el momento los investigadores decidieron no aplicar técnicas invasivas para los análisis. Por eso, hasta ahora no se han tomado muestras del contenido estomacal ni intestinal.

En ninguna de las radiografías de las momias se hallaron registros de líneas de Harrys, las cisuras que se marcan en los huesos cuando una persona tuvo un período de mala nutrición. Los investigadores lo interpretan como un signo inequívoco de que las víctimas pertenecían a estratos sociales altos.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BIBLIOGRAFÍA
BASTIEN, JOSEPH. 1996. La Montaña del Cóndor. Metáfora y ritual en un ayllu andino. La Paz, Bolivia.
BEORCHIA NIGRIS , Antonio. 1987. "El Enigma de los Santuarios Indígenas de Alta Montaña". En Revista del Centro de Investigaciones Arqueológicas de Alta Montaña (CIADAM). Tomo 5. U.N.S.J. San Juan.
CERUTI, María Constanza. 1999. Cumbres Sagradas del Noroeste Argentino. EUDEBA. Buenos Aires.
GONZALEZ HOLGUIN, Diego. 1989 (1608). VOCABVLARIO DE LA LENGVA GENERAL DE TODO EL PERV LLAMADA LENGUA QQUICHUA O DEL INCA. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Perú.
MILLAN de PALAVECINO, M.D. 1966. "Descripción de Material Arqueológico Proveniente de Yacimientos de Alta Montaña en el Area de La Puna". En Anales de Arqueología y Etnología. 21: 81 - 99. Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza.
REINHARD, J. , 1983 . Las montañas sagradas: Un estudio etnoarqueológico de ruinas en las altas cumbres andinas.
SANTOS, Milton. 1990. Por uma Geografia nova. Hucitec. Sao Paulo. Brasil.
SCHOBINGER, J. , 1986. La red de Santuarios de Alta Montaña en el Tihuantisuyu y el Collasuyu. En Comechingonia I (Nro. Especial) : 297 - 317.
SCHOBINGER, J. , 1995a. Informe sobre la relocalización de un hallazgo de Alta Montaña del Noroeste Argentino: la llamada "Momia de los Quilmes". En Comechingonia 8 : 47 - 67 .Córdoba .
SCHOBINGER, J. , 1995. Aconcagua: Un enterratorio incaico a 5.300 metros de altura . Inca editorial. Mendoza.
SILVERBLATT, Irene. 1990. Luna, Sol y Brujas. Género y clases en los Andes prehispánicos. Archivos de Historia Andina 10. Perú.
VITRY, Christian. 1998. ARQUEOLOGÍA EN MONTAÑA: Las ruinas más altas del mundo. Revista AIRE y SOL. Editorial Mirabilia. Abril. Nº 245. Capital Federal, Buenos Aires.
VITRY, Christian. 1999. Arqueología en las cumbres andinas. Revista "Miradas" Nº 21, junio-julio. Salta.
VITRY, Christian. 1999. GEOGRAFÍA SAGRADA: Un recorrido toponímico por las montañas de Salta. Revista "MIRADAS" Nº 19, febrero-marzo. Salta.
VITRY, Christian. 1999. LAS MOMIAS DE SALTA. Revista "Miradas" Nº 21, junio-julio. Salta.

Por Egho -Esteba Hourcade- para; Paxceltibera - Derechos reservados prohibida su reproducción sin autorización o mención del autor y foro donde es publicado; PAXCELTIBERA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.